El amor verdadero es infinito, se transforma, no se diluye, se fortalece. Nadie puede predecir el futuro, pero se puede vivir el presente sabiendo que las decisiones que alguna vez tomamos fueron las correctas, cosechando el fruto de lo que alguna vez se sembró, aprendiendo del pasado, mirando…