Les presentamos la segunda parte del viaje que pudimos documentar junto con Hugo y Paola.

Ésta fue mi parte favorita ya que no estaba planeada, así que no sabíamos qué esperar. Nos aventuramos a tomar un viaje en Willys (nombre de la marca de estos vehículos) los cuales son muy populares en Real de Catorce.

Dejando a un lado el pavor que tengo a las alturas y el temor que representaba el hecho de poder caer al abismo de un momento a otro, los paisajes que vimos son espectaculares, no cabe duda que la naturaleza nos da maravillosos regalos todos los días.

Definitivamente fue la parte más aventurada pero divertida, es el tipo de cosas que suceden cuando piensas fuera de la caja y dejas que el destino te sorprenda un poco.

Con cariño

Elena