El amor no tiene límites, no tiene principio ni tiene fin, puede sentirse, puede tocarse, puede visualizarse. El amor es tan etéreo que es capaz de atravesar las superficies más sólidas y a la vez tan fuerte que puede llevarnos a ser héroes de nuestro tiempo,  puede llevarnos a creer y luchar por aquello que podría ser imposible.