Un día como pocos. Alegría, lluvia y una gran expectativa. Una boda, también como pocas, en la que tuvimos la oportunidad de presenciar el amor genuino. Celebramos a Fatme y a Martín, una pareja entregada… hasta el final del infinito.