Una boda llena de color y alegría. Todo el ambiente estaba rodeado de fiesta, música y buenísima comida. Una bella manera para exaltar algunas de las mejores tradiciones de nuestro país.

Felicidades a Bárbara y Rogelio por esta preciosa boda que fué toda una gran y emotiva experiencia.

Que viva el amor y ¡Que viva México!